Daño Renal: ¿Qué implica a largo plazo?

En la Mesa Redonda de Hipertensión, emplazada en la XXXI Lección Memorial Fernández-Cruz, la Dra. A. Oliveras nos ofreció un discurso sobre el Daño Renal,  ilustrando esta afección conocida como ERC (enfermedad renal crónica), consistente en la pérdida progresiva (por 3 meses o más) e irreversible de las funciones renales, teniendo como consecuencia, la imposibilidad de eliminar desechos, concentrar la orina y conservar los electrolitos en la sangre por parte de los riñones.

Las estadísticas encuadran la prevalencia de daño renal en el 12% para EEUU, con más del 40% de personas mayores de 70 años padeciendo ERC, quedando unos niveles entre el 10 y el 16% para Asia, Europa y Australia.

Los pacientes de ERC sufren de aterosclerosis acelerada y tienen incidencia más alta de enfermedades cardiovasculares, con un pronóstico más pobre. Inicialmente no tiene síntomas específicos y solamente puede ser detectada como un aumento en la creatinina del plasma sanguíneo. A medida que la función del riñón disminuye:

  • La presión arterial está incrementada debido a la sobrecarga de líquidos y a la producción de hormonas vasoactivas que conducen a la hipertensión y a una insuficiencia cardíaca congestiva
  • La urea se acumula, conduciendo a la azoemia y en última instancia a la uremia (los síntomas van desde el letargo a la pericarditis y a la encefalopatía)
  • El potasio se acumula en la sangre (lo que se conoce como hiperpotasemia), con síntomas que van desde malestar general a arritmias cardiacas fatales
  • Se disminuye la síntesis de eritropoyetina (conduciendo a la anemia y causando fatiga)
  • Sobrecarga de volumen de líquido, los síntomas van desde edema suave al edema agudo de pulmón peligroso para la vida
  • La hiperfosfatemia, debido a la retención de fosfato que conlleva a la hipocalcemia (asociado además con la deficiencia de vitamina D3) y al hiperparatiroidismo secundario, que conduce a laosteoporosis renal, osteítis fibrosa y a la calcificación vascular
  • La acidosis metabólica, debido a la generación disminuida de bicarbonato por el riñón, conduce a respiración incómoda y después al empeoramiento de la salud de los huesos

Después de dar un paseo por los marcadores de progresión de la ERC , damos un salto a la Prevención en el paciente con daño renal:
  • Control de la Presión Arterial
  •   Reducción de la Proteinuria
  •   Control de otros factores de riesgo CV y renal:
    •  Tratamiento de la dislipemia
    • Tratamiento de la diabetes
    • Antiagregación plaquetar
    • Evitación de tabaco
  • Evitación de fármacos nefrotóxicos

Para descargar la conferencia al completo, haga click Aquí…

Publicado en Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *