Farmacogenómica y Vacuna anti-Alzheimer

En la XXXI Lección Memorial Fernández-Cruz , el Prof. R. Cacabelos destacó los recursos frente a la Enfermendad de Alzheimer que se vienen desarrollando durante las dos últimas décadas.
Se centra en el estudio de la última vacuna desarrollada por científicos del Centro Médico EuroEspes de A Coruña: la Vacuna bivalente EB-101.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un tema prioritario de salud en países desarrollados, detrás de los accidentes cardiovasculares, el cáncer y el ictus. Con una prevalencia del 1% a los 65 años y más del 25% en mayores de 80 años, la demencia representa un desafío socioeconómico y sociosanitario, con escasas probabilidades terapéuticas en el momento actual.

En la patogenia de la EA convergen diversos factores, entre los cuales destaca el componente heredo-familiar. Más de 200 genes, distribuidos a lo largo del genoma humano, han sido relacionados con la EA. Mutaciones en los genes APP, PSEN1 y PSEN2 son responsables de formas familiares de EA, mientras que la presencia del alelo 4 en el gen del APOE constituye el principal factor de riesgo para demencia en un 30-40% de la población. Diversos SNPs en otros muchos genes añaden o restan riesgo a la manifestación neuropatológica de la EA, caracterizada por la presencia de placas seniles (depósitos de proteína beta-amiloide) en hipocampo y neocórtex, formación de ovillos neurofibrilares (hiperfosforilación de la proteína Tau), pérdida de contactos sinápticos y muerte neuronal selectiva, acompañada de déficits en neurotransmisores y factores neurotróficos, stress oxidativo y reacciones inflamatorias.

En los últimos 20 años una importante cantidad de recursos financieros y humanos ha sido invertida en la búsqueda de tratamientos farmacológicos, dando como resultado la aprobación de 5 fármacos (tacrina, donepezilo, rivastigmina, galantamina, memantina) de uso común y cuestionable relación coste/eficacia. En los últimos 10 años se ha prestado especial atención al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas orientadas a eliminar los depósitos de beta-amiloide presentes en las placas seniles, a los que se atribuye un alto poder patogénico. En este sentido se han desarrollado nuevos productos que afectan a la cascada metabólica del APP que da lugar al péptido Abeta1-42 (inhibidores de beta- y gamma-secretase, potenciadores de alfa-secretasa), con resultados pobres, y procedimientos de inmunoterapia pasiva y activa, mediante el desarrollo de vacunas, para prevenir la formación de depósitos amiloideos. La última vacuna de la serie fue desarrollada por científicos del Centro Médico EuroEspes de Coruña, y registrada en la Oficina de Patentes de Estados Unidos en 2011. La EB-101 es una vacuna bivalente, con actividad profiláctica y terapéutica, lograda por medio de un proceso de inmunización en animales transgénicos en los que el inmunógeno es encapsulado en liposomas ricos en S1P.

Independientemente de la estrategia utilizada en el tratamiento de la EA, la respuesta terapéutica o inmunológica es genotipo-dependiente y varía en función del perfil farmacogenético de cada paciente. En España, sólo un 25% de la población es normometabolizadora para bioproductos y/o agentes químicos que se metabolizan vía CYP2D6, CYP2C9 y CYP2C19. Factores farmacogenéticos son responsables del 30-90% en la variabilidad farmacocinética y farmacodinánima de medicamentos comunes.

La incorporación del perfil farmacogenético a la historia clínica de los pacientes es una práctica que debiera convertirse en rutina para optimizar recursos terapéuticos.

Presentación PDF
Publicado en Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *