Necrológica del Profesor de Psiquiatría Carlos Carbonell Masia

Nació en el seno de una familia de intelectuales. Su padre cirujano ilustre, fue presidente del Ateneo en 1935. Su madre era una excelente pintora.

Inicio mi amistad con él, ya en su madurez. Es bien conocida la maldad del dolor físico y es razonable que intentemos evitarlo. Lo hacemos mediante el tratamiento de las enfermedades, con el sueño de prevenirlas. El dolor/pena mental es igualmente malo y el trabajo al que se dedicó en cuerpo y alma mi querido amigo Carlos era aliviarlo. De él aprendí que para conseguirlo deberíamos desarrollar lo que el alcanzó de forma sublime que es la inmunidad mental.

Una de las características de su inefable personalidad era además de su atractivo físico, el sentido del humor que se acompañaba siempre con una sonrisa cómplice, que nunca terminaba en carcajada, tal vez porque ello fuera vulgar. Pero en esta memoria que experimento al escribir esta notas destacaría su equilibrio emocional que rezumaba corazón, compasión y humanidad referido al conjunto de los hombres y mujeres.

Discípulo del Maestro López-Ibor constituyó parte del “dream team” liderado por Juan José López-Ibor hijo. Me enseñó a admirar a Sigmund Freud. El trabajo de análisis de las pinturas de las personas que no están en su sano juicio es sublime. Su casa era un pequeño museo de pinturas y esculturas regalos de sus famosos pacientes entre los que se contaban afamados pintores y escultores. En su casa conocí a Antonio Mingote, Edgar Neville, Joaquín Vaquero, Jose Luis Sánchez y Amadeo Gabino que sentían devoción por su amigo el Dr. Carlos Carbonell. Con su formación centro europea y el dominio de lenguas ha hecho aportaciones continuas en el campo de la Psiquiatría con impacto internacional.

Mención especial es reconocer el merito de su esposa Fracine Schultzque ha sido en gran manera el alma mater de su vida. Como buena francesa contestataria, nacida en Mulhouse ha emulado aquí a Juana de Arco al estar luchando por su supervivencia con amor. Su única hija Carolina, otra gran mujer, le regaló disfrutar de sus nietos. El azar ha hecho que coincida su muerte con el nacimiento de otro nieto que evoca una estampa bíblica. Se lo han llevado las infecciones bacterianas neumónicas que han ido mermando su salud convirtiéndole en un enfermo frágil que al final han llevado a cabo su amenaza.

Como enfermo tuvo que vivir y emplear el lenguaje lleno de dolor aliviado por nuestra medicina avanzada. En este mundo nuestro que ha dado la espalda a lo poético el Dr. Carbonell merece gloria y respeto.

  El único alivio de nuestro duelo es poder decir: lo hemos vivido.

Su espíritu liberal le hacía defender que deberíamos entender que en este mundo debemos convivir todos juntos superando las barreras ideológicas. La llegada de la inteligencia artificial tiene como reto definir lo que es bueno para la Humanidad para después inculcárselo a las maquinas.

 

Arturo Fernández-Cruz

Catedrático de Medicina

Publicado en Actualidad, Noticias.