In memorian del Catedrático de Urología Aurelio Uson

 

In memorian del Catedrático de Urología Aurelio Uson

La fuga de los cerebros “Spain Brain Drain” la vuelta de los cerebros

Escribo estas letras en su memoria al recordar que en este país trágico, agitado por funestas pasiones, que cuando le conocí también era además un país pobre, Aurelio logró seducirme como rayo engañador del sol poniente, con su visión romántica de nuestro país, que recuerdo como una balada.

Esta introducción que puede confundir a lector y crea que soy un españolito enfadado, está muy lejos de manifestar frustración. Se basa llana y simplemente en la admiración que le profesé y amistad entrañable que le profeso inclusivo después de su muerte.

Nos unió para la historia mi entrañable amigo, el cirujano ya fallecido Juan Matesanz, que se entrenaba entonces en Hartford USA y el profesor de literatura, poeta y periodista Alfredo Gomez Gil. Este alicantino universal escribió un libro que tituló la vuelta de los cerebros en 1976 editado por Plaza & Janes en los que compartimos capítulos del mismo. A la sazón yo hacia mi entrenamiento post-doctoral en la Universidad de Yale y con frecuencia me desplazaba en coche durante los fines de semana a su casa en New York donde me dejaba disfrutar de la compañía de su familia con su esposa Waltraut y conducir su Maseraty. Como aragonés que exhibía sin pudor, mostraba que había nacido para amar y emocionarse por la ciencia siendo un defensor del ideal del humanismo. En realidad odiaba a todos los obstinados y monoteístas. En 1950 obtiene la Licenciatura en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona, en 1953 se incorpora como residente de urología en New York al Columbia Presbyterian Medical Center, en 1961 obtiene el board de urología por el estado de Nueva York, Virginia y New Yersey. En New York trabajó en varios hospitales como el Harkness Pavillion, Delafield Hospital y en Harlem terminando en el Columbia-Presbyterian Medical Center. Su carrera académica en la universidad neoyorkina de Columbia, la quinta más antigua en USA, le llevó a alcanzar el título de full profesor. La experiencia norteamericana llena de éxitos profesionales en diferentes áreas de la urología como los tumores de vejiga de Wilms, tumores renales, prostático, feocromocitomas, ureteroceles, ectopias ureterales en infertilidad, cambio de sexo y anomalías sexuales tuvieron gran impacto.

Su incorporación como catedrático y jefe de servicio de urología del Hospital Clínico de Madrid en 1976 en el contexto de un cambio político en nuestro país, es un salto con alto riesgo en casi todos los parámetros comparables: asistencial, académico y sobretodo de la educación médica. Desde su llegada se entrega con pasión a mejorar la situación en base a las lecciones aprendidas en el hospital y Universidad norteamericana con la fantasía de lograr una interacción de la urología, andrología y nefrologia con especial atención a los trasplantes

Sus ideas siempre en la frontera de la ciencia le llevó a ser pionero en el diagnostico y tratamiento quirúrgico del transexual masculino y femenino. Fue uno de los mayores expertos en hermafroditismo y ha implantado numerosas prótesis en sustitución ureteral además de introductor con polémica entonces del uso de la viagra sin riesgo.

Su capacidad creativa le hizo ser propietario de más de 20 patentes en el campo de la urología siempre de uso para los pacientes urológicos. Se definía como un demócrata pero con control de las emociones

Ha fallecido con 97 años, padeciendo una enfermedad neurodegenrativa que era el Parkinson. Desde el comienzo de su enfermedad llevada por el mejor equipo madrileño, apostó por someterse a ensayos terapéuticos que permitieran optimizar el tratamiento sustitutivo con bastante éxito.

El maestro Usón constituye el mejor ejemplo del eterno entusiasta y fantaseador que dio un paso más al volver a España. Abrió su clínica privada en la que obtuvo un gran éxitos social y económico. Es fácil de entender que su prestigio internacional se extendió al continente latino americano. Asistí a la cena homenaje de su jubilación e septiembre del 1990 en la que mostró que el trabajo, trabajo inmenso, era el sistema de vida de Uson hasta la hora postrera. El mostraba que le gustaba ese trabajo, o, más bien gusta de sí mismo en ese trabajo. Soy capaz de imaginar que solo en la fantasía encontraba su satisfacción

Es una fortuna incomparable en la vida de un medico el dar con la forma temática de la especialidad, en la cual puede armonizar la suma de sus disposiciones y habilidades. Aurelio Uson había cumplido entonces los sesenta y cinco años y no solo se había formado y practicado su profesión sino que también había contemplado la humanidad de modo profundo, con mirada escéptica y fría. En forma alguna la había encontrado conforme a sus deseos. En mi mente se agolpan miles de recuerdos de mis conversaciones en la terraza de su casa en las Lomas cargadas de sabiduría que ya son parte de mi acervo intelectual al enfrentarme a la sociedad.

Es frase manida que detrás de cada hombre hay una mujer. Mención especial es reconocer el merito de su esposa Waltraut que como buena alemana ha modulado su vida de altoaragonés que portaba a New York en el bolsillo, dándole el carácter de Centroeuropa en un entrono mediterráneo. De los tres hijos del matrimonio que constituyen una familia muy unida, es con su hija Jacki grandísima profesional y discípula mía, el privilegio de hacer el continuo de esta amistad que tanto voy a echar de menos. Me comentaba que en los últimos episodios de su vida confesaba que no deseaba morir. Ahora duerme y sigue durmiendo, nosotros los que le hemos admirado, le querremos en su recuerdo tal vez más incluso.

 

Arturo Fernández-Cruz

Mayo 2022

Publicado en Actualidad, Noticias.